El cuero envejece como el vino, cuanto más lo usas, la chaqueta adquiere un desgaste natural que la hace única, pero este es verdad cuando le damos el cuidado necesario.
HIDRATA tu prenda de cuero, invierte en un producto especializado para su cuidado, o con un poco de crema sin loción esparcirla de forma homogénea.

LIMPIAR la prenda con un paño húmedo para retirar el polvo y luego aplicar una crema limpiadora especial. El exceso de polvo puede hacer que se destiña o reseque.

SECAR DE FORMA NATURAL en un lugar a temperatura ambiente, lejos del sol directo. Evitar el uso del secador. El cambio de temperaturas modifica su forma.

GUARDAR las prendas en lugares oscuros y secos, no en bolsas plásticas ya que puede generar hongos.

CEPILLAR en movimientos circulares para chaquetas de ante o nobuk con cepillos especiales. Protegerlos de la suciedad.

NO DEJAR que los PERFUMES o LOCIONES tengan contacto con la prenda de cuero.

ALTERNAR el uso de la chaqueta para prolongar su vida útil. Usarla todos los días acelera el proceso de deterioro.